Medita

“Medita”, eso me han aconsejado muchas veces los distintos mentores que he hallado en India, Nepal, Sri Lanka y otros países asiáticos. “Medita” se convirtió en el mejor consejo que pudieran darme, pues cada vez que uno lo hace es como regresar al hogar interior. Al meditar nos detenemos y obtenemos una vivencia directa de nosotros mismos, nos desalienamos y centramos, nos vivimos hacia los adentros y aprendemos a no ser víctimas de los pensamientos y de esa mente (ment-ira), que de acuerdo al gran místico Kabir es como una casa con un millón de puertas. Se medita con la mente para llegar al corazon. Se hace el silencio interior para escuchar la voz del Ser. Un precioso texto yóguico, el Yoga Vaishtha, nos dice: Ve y zambúllete en el sereno mar de la soledad espiritual y lava tu alma con el néctar de la meditación ambrosiaca”. Al principio no es fácil, pero la meditación nos enseña a meditar. Siempre se pueden encontrar unos minutos para tratar de remansarse y estar en uno mismo y con uno mismo. Como reza el antiguo adagio: “Hasta un caballo de carreras se destripa si no para”.  

Ramiro Calle.-

zen meditacion1

Categoria: Reflexiones

Te Gusta Este Post? Suscribete a nuestras RSS y te mantendremos informad@!!!