Puedes tener todas las circunstancias externas que aparentemente te hagan sentir feliz, y sin embargo, la tristeza te embarga. Puedes estar con las personas, que aparentemente son la mejor compañía, para sentirte feliz, y sin embargo eres infeliz.  Puedes disfrutar de toda la abundancia material que los cánones sociales han establecido, para que seas feliz, y sin embargo no lo eres. Seguramente que todos conocemos muchas personas, que lo tienen todo, y que en un momento de sinceridad, te confiesan que en realidad no son felices. Una vez más, podemos deducir que la felicidad, nunca depende, ni dependió, ni dependerá de nada externo a cada uno de nosotros. Hay un antiguo dicho que reza: “A nadie le amarga un dulce”; Es cierto, pero y que pasa con todas esas personas, que todo lo tienen, y no son felices……….

La felicidad es un estado de ánimo, que tu eliges manifestar; es un sentimiento de vida, que tu eliges experimentar; es una cualidad personal por la que puedes optar. No depende de nada externo a tí. Tus circunstancias van y vienen, son como las olas del mar, que van y vienen, y sin embargo, no por ello, la arena del mar deja de brillar. Atrevete a ser feliz, atrevete a elegir la felicidad. 

Como decía Charles Lemesle: “Admito que es preciso ser virtuoso para ser feliz, pero añadiré que se necesita ser feliz para ser virtuoso”

Una última reflexión: Se dice que los pájaros no cantan porque están contentos, sino que cantan para estar contentos.

Alvaro Ramos

Categoria: Reflexiones

Te Gusta Este Post? Suscribete a nuestras RSS y te mantendremos informad@!!!