Cuentos para reflexionar Archives

LA INVITACION

No me interesa saber como te ganas la vida. Quiero saber lo que ansías, y si te atreves a soñar con lo que tu corazón anhela.

No me interesa tu edad. Quiero saber si te arriesgarías a parecer un tonto por amor, por tus sueños, por la aventura de estar vivo.

No me interesa que planetas están en cuadratura con tu Luna. Quiero saber si has llegado al centro de tu propia tristeza, si las traiciones de la vida te han abierto o si te has marchitado y cerrado por miedo a nuevos dolores. Quiero saber si puedes vivir con el dolor, con el mío o el tuyo, sin tratar de disimularlo, de atenuarlo ni de remediarlo. Quiero saber si puedes experimentar con plenitud la alegría, la mía o la tuya, si puedes bailar con frenesí y dejar que el extasis te penetre hasta la punta de los dedos de los pies y las manos sin que tu prudencia nos llame a ser cuidadosos, a ser realistas, a recordar las limitaciones propias de nuestra condición humana.

No me interesa saber si lo que me cuentas es cierto. Quiero saber si puedes decepcionar a otra persona para ser fiel a ti mismo; si podrías soportar la acusación de traición y no traicionar a tu propia alma …. Quiero saber si puedes ver la belleza, aún cuando no sea agradable, cada día, y si puedes hacer que tu propia vida surja de su presencia. Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, el tuyo y el mio, y de pie en la orilla del lago gritarle a la plateada forma de la luna llena: “¡Si!”.

No me interesa saber donde vives ni cuanto dinero tienes. Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de aflicción y desesperanza, agotado y magullado hasta los huesos, y hacer lo que sea necesario para alimentar a tus hijos.

No me interesa saber a quien conoces ni cómo llegaste hasta aquí. Quiero saber si te quedarás en el centro del fuego conmigo y no lo rehuirás.

No me interesa saber ni dónde ni como ni con quien estudiaste. Quiero saber lo que te sostiene, desde el interior, cuando todo lo demás se derrumba. Quiero saber si puedes estar solo contigo y si en verdad aprecias tu propia compañía en momentos de vacio.

Oriah Mountain Dreamer -escritora canadiense conocedera de las costumbres y creencias de los indios norteamericanos, de su libro “La Invitación“-.

Gracias Oriah.

POEMA DEL AGUA

La larga noche;

el sonido del agua

dice lo que pienso.

Gochiku

 

EL SEPULTURERO

Una vez, mientras yo estaba enterrando a uno de mis egos, se acercó a mí el sepulturero, para decirme:

-De todos los que vienen aquí a enterrar a sus egos muertos, sólo tú me eres simpático.

-Me halagas mucho -le repliqué-; pero, ¿por qué te inspiro tanta simpatía?

-Porque todos llegan aquí llorando -me contestó el sepulturero-, y se van llorando; sólo tú llegas riendo, y te marchas riendo, cada vez.

Khalil Gibran.-

YO SOY TU

En los días de mi más remota antigüedad, cuando el temblor primero del habla llegó a mis labios, subí a la montaña santa y hablé a Dios, diciéndole:

-Amo, soy tu esclavo. Tu oculta voluntad es mi ley, y te obedeceré por siempre jamás.

Pero Dios no me contestó, y pasó de largo como una potente borrasca.

Y mil años después volví a subir a la montaña santa, y volví a hablar a Dios, diciéndole:

-Creador mío, soy tu criatura. Me hiciste de barro, y te debo todo cuanto soy.

Y Dios no contestó; pasó de largo como mil alas en presuroso vuelo.

Y mil años después volví a escalar la montaña santa, y hablé a Dios nuevamente, diciéndole:

-Padre, soy tu hijo. Tu piedad y tu amor me dieron vida, y mediante el amor y la adoración a ti heredaré tu Reino. Pero Dios no me contestó; pasó de largo como la niebla que tiende un velo sobre las distantes montañas.

Y mil años después volví a escalar la sagrada montaña, y volví a invocar a Dios, diciéndole:

-¡Dios mío!, mi supremo anhelo y mi plenitud, soy tu ayer y eres mi mañana. Soy tu raíz en la tierra y tú eres mi flor en el cielo; junto creceremos ante la faz del sol.

Y Dios se inclinó hacia mí, y me susurró al oído dulces palabras. Y como el mar, que abraza al arroyo que corre hasta él, Dios me abrazó.

Y cuando bajé a las planicies, y a los valles vi que Dios también estaba allí.

Khalil Gibran

CUANTOS DIOSES TIENES?

Alquien le dijo a un Sufi:
– Enséñame a rezar.

El Sufi dijo:
– No sólo estás ya rezando, sino que una parte de tu mensaje está constantamente ocupado en la oración.

El hombre respondió:
– No te comprendo, porque he sido incapaz de rezarle a Dios durante muchos meses, por una razón u otra.

El Sufi le dijo:
– Tú dijiste: “Enséñame a rezar”, no mencionaste a Dios

La oración en la que has estado ocupado durante todo este tiempo es oración hacia tus vecinos, porque constantamente te preocupa lo que puedan pensar de ti. Es oración permanente a un ídolo de dinero, porque eso es lo que quieres. Es también una oración hacia una imagen de seguridad y otra de abundancia. Cuando tienes tantos dioses y tanta oración como una parte permanente de tu ser, ¿acaso es sorprendente que no haya sitio para otra clase de oración?

Cuento Sufi del libro “El buscador de la verdad” de Idries Shah.

LA SINFONIA DIVINA

Cuando abro mis ojos al mundo exterior, me siento como una gota de agua en el océano; pero cuando cierro mis ojos y miro interiormente, veo el universo completo como una burbuja levantándose en el océano de mi corazón.”
Hazrat Inayat Khan “La Sinfonía Divina”

LA ESENCIA DEL UNIVERSO

Quedate hoy conmigo,

vive conmigo un día y una noche

y te mostraré el origen de todos los poemas.

Tendrás entonces todo cuanto hay de grande

            en la Tierra y el Sol

Y nada tomarás ya nunca de segunda ni de tercera mano,

          ni mirarás por los ojos de los muertos,

           ni te nutrirás con el espectro de los libros.

Tampoco contemplarás el mundo con mis ojos.

      Ni tomáras las cosas de mis manos.

    Aprenderás a escuchar en todas las direcciones.

Y dejarás que la esencia del Universo se filtre por tu ser.

Walt Whitmann.

LOS COFRES DE LA FELICIDAD

Hace muchos años, vivia en la india un sabio, de quien se decia que guardaba en un cofre encantado un gran secreto que lo hacia ser un triunfador en todos los aspectos de su vida y que, por eso se consideraba el hombre mas feliz del mundo. Muchos reyes, envidiosos, le ofrecian poder y dinero, y hasta intentaron robarle para obtener el cofre, pero todo era en vano. Mientras mas infelices eran pues la envidia no los dejaban vivir. Asi pasaban los años y el sabio era cada dia mas feliz.

Un dia llego un niño y le dijo:”señor, al igual que tu, tambien quiero ser inmensamente feliz” ¿por que no me enseñas que debo hacer para conseguirlo?

El sabio, al ver la sencillez y la pureza del niño, le dijo: “Te enseñaré el secreto para ser feliz. Ven conmigo y presta mucha atencion. En realidad son dos cofres en donde guardo el secreto para ser feliz y estos son mi mente y mi corazon. El gran secreto no es otro que una serie de pasos que debes seguir a lo largo de la vida.

El 1º paso, es saber que existe la presencia de dios en todas las cosas de la vida; por lo tanto, debes amarlo y darle gracias por todas las cosas que tienes.

El 2º paso, es que debes quererte a ti mismo, y todos los dias al levantarte y al acostarte, debes afirmar: “Yo soy importante, yo valgo, soy capaz, soy inteligente, soy cariñoso, espero mucho de mi, no hay obstaculo q no pueda vencer”. Este paso se llama autoestima alta

El 3º paso, es que debes poner en practica todo lo que dices que eres; es decir, si piensas que eres inteligente, actua inteligentemente; si piensas que eres capaz, haz lo que te propones; si piensas que eres cariñoso, expresa tu cariño; si piensas que no hay obstaculo que no puedas vencer, entonces proponte metas en tu vida y lucha por ellas hasta lograrlas. Este paso se llama motivacion.

El 4º paso es que no debes envidiar a nadie por lo que tiene o por lo que es; Ellos alcanzaron su meta, pero tu logras las tuyas.

El 5º paso es que no debes albergar en tu corazon rencor hacia nadie; ese sentimento no te dejara ser feliz; deja que las leyes de dios hagan justicia; tu perdona y olvida.

El 6º paso es que no debes tomar las cosas q no te pertenecen; recuerda que de acuerdo a las leyes de la naturaleza si asi lo hicieras mañana te quitaran algo de mas valor.

El 7º paso, es que no debes maltratar a nadie; todos los seres del mundo tenemos derecho a que se nos respete y se nos quiera.

Y por ultimo, levantate siempre con una sonrisa en los labios; Observa a tu alrededor y descubre en todas las cosas el lado bueno y bonito, piensa en lo afortunado que eres al tener todo lo que tienes; ayuda a los demas, sin pensar que vas a recibir nada a cambio; mira a las personas y descubre en ellas sus cualidades y dales tambien a ellos el secreto para ser triunfador y que de esta manera puedan ser felices.

Aplica estos pasos y veras que facil es ser feliz, porque, al final, depende de ti elegir ser FELIZ.

HAZ LO MÁXIMO QUE PUEDAS

Había una vez un hombre que quería trascender su sufrimiento, de modo que se fué a un templo budista para encontrar a un maestro que le ayudase. Se acercó a él y le dijo: “Maestro, si medito cuatro horas al día, ¿Cuanto tiempo tardaré en alcanzar la iluminación?”. El maestro le miró y le respondió: “Si meditas cuatro horas al día, tal vez lo consigas dentro de diez años”. El hombre, pensando que podía hacer más, le dijo: “Maestro, y si medito ocho horas al día, ¿Cuanto tiempo tardaré en alcanzar la iluminación?”. El maestro le miró y le respondió: “Si meditas ocho horas al día, tal vez lo lograrás dentro de veinte años”.

“Pero ¿porqué tardaré más tiempo si medito más?”, pregunto el hombre.

El maestro contestó: “Estás aquí para vivir, para ser feliz y para amar. Si puedes alcanzar tu máximo nivel en dos horas de meditación, pero utilizas ocho, solo conseguirás agotarte, apartarte del verdadero sentido de la meditación y no disfrutar de la vida.

Haz lo máximo que puedas, y tal vez aprenderás que independientemente del tiempo que medites, puedes vivir, amar y ser feliz”. 

El Encuentro de Los Muertos.

El mismo día que murió Alejandro Magno, seguramente de malaria, falleció el sabio Diógenes, tal vez de ancianidad. Uno lo hizo sin haber encontrado la paz interior, a pesar de haber conquistado medio mundo; el otro lo hizo habiendo hallado hacía ya mucho tiempo el sosiego del espíritu, a pesar de que su única pertenencia era un miserable tonel.

Como los dos murieron el mismo día, cuando estaban cruzando el río Caronte, se encontraron. Diógenes, con cierta ironía, preguntó: -Señor, ¿encontraste la paz interior? -No, empleé tanto tiempo en conquistas que viví atormentado y no tuve tiempo para trabajar por mi paz interior -dijo Alejandro.

-Y ya ves -agregó el sabio del tonel-, tú dueño de medio mundo y yo sólo de un tonel, y sin embargo, amigo, los dos vamos desnudos, tal como nacimos.

 Page 2 of 4 « 1  2  3  4 »