Vigila tus pensamientos, y cuando no sean compasivos, ¡cámbialos!.

Wayne W. Dyer.-