El cielo puro e infinito no es perturbado por el vuelo de las nubes blancas.

zen