No seas inquilino del templo de tu vida. Se el propietario, y de pleno derecho.

Alvaro Ramos.