Archive for septiembre, 2012

EL MISMO ESTADO

El nacimiento y la muerte no son dos estados distintos, sino dos aspectos del mismo estado.

Mahatma Gandhi

POESIA ZEN

Los seres sensibles son, en esencia, budas.
Es como el agua y el hielo.
No hay hielo sin agua,
no hay budas fuera de los seres sensibles.

Autor: Hakuin

NO BUSQUES…ENCUENTRA.

«¿ Qué hace falta para alcanzar la Iluminación?», preguntaron los discípulos.

Y respondió el Maestro: «Hay que averiguar qué es lo que cae en el agua y no produce ondas, se mueve entre los árboles y no hace ruido, atraviesa un prado y no mueve una sola brizna de hierba».

Después de reflexionar durante semanas, los discípulos se dieron por vencidos: «¿ Qué cosa es ?»

«¿Cosa?», preguntó el Maestro. « ¡No es ninguna cosa!»

«Entonces, ¿no es nada?»

«Ésa sería una forma de decirlo. . .»

«¿Y cómo podemos buscarlo?»

«¿He dicho yo que hubiera que buscarlo? Se puede encontrar, pero no se puede buscar. 

Si se busca, no se encuentra».

Foto: Alvaro Ramos.

SABIDURIA ORIENTAL

Los ojos son una ventana que dan al corazón. El cerebro es una puerta por donde se escapa el corazón.

Sabiduría Oriental.-

SOÑADOR

CUENTO SUFI

Una vez vino del desierto a la gran ciudad de Sharia un hombre que era un soñador, y no tenía nada más que sus ropas y efectos personales. Mientras caminaba por las calles miraba con asombro los templos, torres y palacios, pues la ciudad de Sharia era de gran belleza. Habló mucho con los paseantes, preguntándoles sobre su ciudad, pero ellos no entendían su idioma, ni él el de ellos.

A mediodía paró delante de una gran posada. Estaba construida de mármol amarillo y la gente entraba y salía constantemente. “Debe de ser un lugar sagrado”, se dijo a sí mismo, y entró. Pero cuál fue su sorpresa al encontrarse una sala de gran esplendor y una gran compañía de hombres y mujeres sentados en varias mesas. Estaban comiendo y bebiendo mientras escuchaban a los músicos.

“No”, se dijo el soñador, “esto no es un lugar de adoración”. Debe de ser una fiesta dada por el príncipe al pueblo en celebración de algún gran acontecimiento. En aquel momento, un hombre a quien tomó por el esclavo del príncipe se le aproximó y le dijo que se sentara. Fue servido con carne y vino, y con los mejores dulces. Cuando estuvo satisfecho, el soñador se levantó para partir.

Un hombre de grandes dimensiones le paró en la puerta. Estaba magníficamente vestido. “Seguramente debe de ser el mismo príncipe”, dijo el soñador en su corazón, y se inclinó y le agradeció. Cuando el hombre le habló en el idioma de la ciudad: “Señor, no ha pagado su comida”, el soñador no le entendió y volvió a agradecerle de corazón.

El hombre examinó más de cerca al soñador. Y vio que era un extranjero, vestido eso sí en pobres ropas, y que no tenía por lo tanto de donde pagar su comida. Entonces, el hombre dio una palmada y a su llamada vinieron cuatro vigilantes de la ciudad. Cuando cogieron al soñador, situándose dos a cada lado, el soñador les miró con placer. “Éstos”, se dijo, “son hombres distinguidos”.

Caminaron juntos hasta la Casa de Justicia y entraron. El soñador vio delante de sí, sentado en un trono, a un venerable hombre con gran barba y vestidos majestuosos. Y pensó que era el rey. Y se alegró mucho de haber sido traído ante él.

El vigilante relata al juez, que era aquel venerable hombre, el cargo contra el soñador, y el juez le asigna dos abogados, uno para presentar el cargo y el otro para defender al extranjero. Y los abogados se pusieron de pie, uno detrás del otro y presentaron cada uno sus argumentos. Mas el soñador pensó que estaba escuchando su bienvenida y su corazón se llenó de gratitud hacia el rey y el príncipe por todo lo que estaban haciendo por él.

Así, la sentencia le fue dada al soñador, a quien se le colgó en su cuello una tableta con su crimen escrito y se le hizo atravesar la ciudad sobre un caballo sin ensillar con un trompetista y un tamborilero precediéndole. Los habitantes de la ciudad corrieron hacia esta comitiva al oír el ruido y cuando vieron al soñador se rieron de él. Y los niños corrieron detrás de él en grupos de calle en calle. Y el corazón del soñador estaba extasiado y sus ojos brillaban al mirarlos, pues, para él, la tablilla era un signo de bendición del rey y la procesión era en su honor.

Durante dicho recorrido, vio entre la multitud a un hombre que era del desierto como él y su corazón se lleno de alegría y le gritó:

-“¡Amigo! ¿Dónde estamos? ¿Qué ciudad anhelada por el corazón es esta? ¿Cuál es la raza de estos huéspedes pródigos que celebran al huésped afortunado en sus palacios, cuyos príncipes son sus compañeros, y cuyos reyes ponen sobre su pecho un amuleto y le abren la hospitalidad de una ciudad que desciende del cielo?”.

Y aquél, que era también del desierto no le respondió. Sólo sonrió y sacudió ligeramente su cabeza. Y la procesión siguió de largo. Y el rostro del soñador siguió transportado de alegría y sus ojos llenos de luz.


TU MUNDO SE TE MANIFIESTA, SEGÚN SEAN TUS CREENCIAS, SEGÚN SEA LA PERSPECTIVA QUE TENGAS DE ÉL. TU FORMA DE SENTIR Y PENSAR EL MUNDO, SERÁ TU REALIDAD. ¡TU ELIGES QUE QUIERES EXPERIMENTAR!.

ERES DIOS

Quien ve a Dios en todo lo que hace, en verdad llega a Dios. A Dios dirige su adoración, y a Él ofrece su ofrenda: Que es Dios mismo, ofrecido en el fuego de Dios.

El Bhagavad Gita.

EL ZEN ES LA VIDA

Cada cosa o persona que conozcas, aportará un poco de zen a tu vida. No hay nada ni nadie, que en mayor o menor medida, no aporte algo a tu zen, solo depende de tu capacidad de verlo.

La filosofía habla sobre la vida. El zen es la vida. Si entiendes el zen, entonces no es zen y si no lo entiendes, entonces es zen.

Esforzándote en comprender el zen,  te alejas de él, ¿tu te esfuerzas en oler una flor u observar un bello paisaje?.

Zen

NO ERES TU MENTE.

Vacía tu mente hasta que no tenga forma, como el agua. Cuando pones agua en una taza, ésta se convierte en la taza, cuando la pones en una botella, se convierte en la botella, y si llenas con ella la tetera, se convierte en la tetera. En ella el agua puede fluir o puede romperse si cae al suelo. Sé como el agua, amigo mio.

Bruce Lee.

Foto: Alvaro Ramos.

TODOS SOMOS UNO

No hay ningun viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige.

Arthur Schopenhauer.

A veces hay que retroceder dos pasos, para avanzar uno.

Napoleón.

El miedo es el muro más alto.

Dudley Nichols.

Puede que hayamos venido en diferentes naves, pero ahora estamos todos en el mismo barco.

Martin Luther King.

VIRGEN DEL PINO

Bajo tu amparo nos acogemos,

Santa Madre de Dios.

No desoigas la Oración.

de tus hijos necesitados

Libranos de todo peligro.

¡Oh siempre Virgen gloriosa y Bendita!

Festividad Nuestra Señora del Pino (Gran Canaria-España: dia 8 de Septiembre)

 Page 2 of 4 « 1  2  3  4 »