Archive for julio 22nd, 2012

Om (ॐ)

Om (ॐ) es uno de los mantras más sagrados de las religiones dhármicas (como el hinduismo y el budismo).

Simboliza el divino Brahman y el universo entero.

El om es el símbolo de lo esencial en el hinduismo. Significa unidad con lo supremo, la combinación de lo físico con lo espiritual. Es la sílaba sagrada, el primer sonido del Todopoderoso, el sonido del que emergen todos los demás sonidos, ya sean de la música o del lenguaje. En las Upanishad esta sílaba sagrada aparece como un sonido místico considerado por las escrituras como la verdadera base de cualquier otro mantra (himno sagrado).

 

VERSO DEL TAO

En el mundo todos dicen que soy grande, y no lo parezco.

Porque soy grande, no lo parezco.

Si lo pareciera hubiera dejado de serlo, y hace mucho tiempo que sería pequeño.

Poseo tres tesoros que guardo:

el primero es amor,

el segundo es moderación,

el tercero es humildad.

Por el amor puedo ser valeroso.

Por la moderación puedo ser generoso.

Por la humildad puedo ser el primero.

Pero sin amor no se puede ser valeroso,

sin moderación no se puede ser generoso,

sin humildad no se puede ser el primero.

De otro modo se camina a la muerte.

Quien ataca con amor, vence.

Quien se defiende con amor, es firme.

Quien por el cielo es salvado, le protege el amor.

Lao-Tse.

LA ORACION LO PUEDE TODO

“Por la mañana, al pasar, vieron que la higuera se había secado de raiz. Y acordándose Pedro, le dijo: Rabbí, mira, la higuera que maldijiste se ha secado. Jesús les contestó: Tened fé en Dios. En verdad os digo que cualquiera que diga a este monte: Arráncate y échate al mar, sin dudar en su corazón, sino creyendo que se hará lo que dice, le será concedido. Por tanto os digo: Todo cuanto pidáis en la oración, creed que ya lo recibistéis y se os concederá.

San Marcos 11, 20-24.

MEDITACION AL ABRAZAR

Al inspirar soy muy feliz

abrazando a mi hijo.

Al abrazar sé que es

real y está vivo en mis brazos.

Thich Nhat Hanh

EL MIEDO PARALIZA

Nadie llegó a la cumbre acompañado del miedo.

Publio Siro